La corona dorada. Poesía de iniciados

La corona dorada. Poesía de iniciados
Oviedo, Ediciones del Arte Real, 2014

Portada del libro
      Este libro se compone de dos partes bien diferenciadas: por un lado, el estudio literario previo que hace Ricardo Serna, donde se aborda y contempla el fenómeno de la creatividad literaria desde varios ángulos y puntos de vista, algunos de ellos muy próximos a la relación entre lo masónico y lo puramente artístico. Y una segunda parte en la que se ofrece una muestra poética de autores iniciados en las logias masónicas, con obra en lengua castellana, vivos en 1912 o nacidos entre dicho año y 1970.
      El autor señala que tiene plena consciencia de que en esta muestra poética no están todos los que son o han sido. De algunos se carece de noticia fidedigna; otros no entran en el paréntesis cronológico que el autor se ha impuesto —caso, por ejemplo, del venezolano Andrés Bello, del cubano José Martí o del colombiano Jorge Isaacs—, y del resto se escasea de obra poética que pueda ser valorada y mostrada en este modesto escaparate. Ricardo Serna ha dejado fuera a tres mitos de la literatura: el nicaragüense Rubén Darío, y los chilenos Gabriela Mistral y Pablo Neruda. Estos poetas son punto y aparte por motivos obvios, y merecerían un volumen especial con tratamiento exclusivo y exhaustivo, espacio que en esta muestra es imposible darles.
      Los veintiún escritores que aparecen escogidos en la entrega, de los que se expone ante el lector una mínima parte de su obra poética, no son conocidos del gran público, pero en ellos funciona con viveza el imán de la creatividad; vaya lo uno por lo otro. El autor ha procurado incluir personas con formación, poetas, escritores, ensayistas o profesores respaldados por la crítica o por su notable bibliografía.
      En la Masonería contemporánea de habla hispana no sobran poetas dignos de tal nombre. Por eso, el lector hallará distintas calidades poéticas en esta muestra; diversas calidades y también variadas cualidades en las biografías.
      El sino de cualquier selección de textos es el de no conseguir el unánime aplauso ni el contento de todos. Dice el propio autor: "Nos extrañaría sobremanera que tal cosa sucediese. Pero aun sabiéndolo, damos a la imprenta esta entrega con el mejor de los ánimos y con el deseo ferviente de que la palabra, y el hálito poético que contiene, nos ayude a inflamar el espíritu de luz fraterna y serenidad positiva".

Leamos dos poemas del libro. El primero es del nicaragüense Santiafo Argüello, el que fuera buen amigo de Rubén Darío, y cuya biografía y obra se recoge en esta muestra. El segundo es obra del argentino Leopoldo Lugones.

                                                  Canicular

                     Pasa el Dios. Nuestro Padre el Nilo pasa…
                     su lenta cauda de cristal desliza
                     como en felpa recóndita, y se irisa
                     con el pausado andar. Un sol de brasa

                     cae sobre él torrencial: un sol que arrasa
                     y echa soplos de fiebre en cada brisa;
                     un sol que anega en sueño la sonrisa
                     de cada loto azul. El Dios se abrasa.

                     Y en esa hora de siesta, y a la vera
                     del vasto lecho de sopor del Nilo,
                     con las fauces abiertas, cual si fuera

                     dentada sierra en que relumbra el filo,
                     inmóvil, cerca de una datilera,
                     bosteza bajo el sol un cocodrilo.

                                                         
                              Delectación morosa

                     La tarde, con ligera pincelada
                     que iluminó la paz de nuestro asilo,
                     apuntó en su matiz crisoberilo
                     una sutil decoración morada.
                 
                     Surgió enorme la luna en la enramada;
                     las hojas agravaban su sigilo,
                     y una araña en la punta de su hilo,
                     tejía sobre el astro, hipnotizada.
                   
                     Poblóse de murciélagos el combo
                     cielo, a manera de chinesco biombo;
                     sus rodillas exangües sobre el plinto
                   
                     manifestaban la delicia inerte,
                     y a nuestros pies un río de jacinto
                     corría sin rumor hacia la muerte.
                     
 
                                  



Comentarios

Entradas más populares