Es de piedra el poeta. La construcción de la rosa

Es de piedra el poeta. La construcción de la rosa
Zaragoza, Institución Fernando el Católico y Área de Cultura de la Excma. Diputación, Colección San Jorge, vol. 75, con Prólogo de Laura Suso Ruiz, 1999

Portada del libro
     El volumen contiene dos poemarios. El primero, titulado Es de piedra el poeta, no es sino un homenaje al pasado, encarnado en la figura real de Consolación Cuesta Escolano, una amiga del escritor que murió en plena juventud, y cuya desaparición repentina provocó en el autor una auténtica conmoción interna. Consta el libro de doce poemas breves que resumen el dolor de la pérdida y el sabor acre de la muerte que pasa callada.
      El segundo de los libros, La construcción de la rosa, recrea, a través de la metáfora, el difícil y lento proceso de conversión del ser humano en hombre social y en ser consciente de sí mismo. Es una senda de pasos perdidos en la que se entremezclan amores, consuelos, sonrisas y pesares, luchas y extrañas contradicciones.
      La rosa es una imagen metafórica del hombre intemporal cincelado pétalo a pétalo con la exquisita paciencia. Entre los poemas que conforman la sugerente entrega, vemos algunos caligramas y un poema acróstico. Son estas las piezas más llamativas y curiosas del volumen desde el punto de vista del juego poético, de la poesía contemplada como estructura y mecano.
      Este libro, de cuidada estética y primorosos textos, indaga en lo más hondo del sentimiento humano, destapa recuerdos, abre puertas a la imaginación y a la remembranza, y sobre todo nos descubre a un escritor que se muestra cercano y testimonial, sincero y comprometido con su esencia íntima. Todo un complejo y sutil universo al alcance de nuestras manos.

Leamos dos poemas integrados en el volumen. El primero pertenece a Es de piedra el poeta. El segundo forma parte del libro La construcción de la rosa.



IX

                        Te observo desde el tiempo, desde las horas vanas
                        del eco enajenado, turbio, anclado en el rayo
                        proclive de tus venas.

                        Te miro y, sonrojada, te abrazas a mis penas,
                        al llanto aciago y frágil de las horas tan graves,
                        afligidas y yertas.

                        Te miro desde el tiempo y se queda el aire quieto
                        -suspendido en un beso- sobre la fosa angosta
                        que arropa tu esqueleto.

                        Te observo y, sonrojada,
                        te duermes en el lecho.


XIII

                                                                       Elle se répand dans ma vie
                                                                       comme un air imprégné de sel.
                                                                       (Hymne, Charles Baudelaire).
  

                                   Vienen tus labios de las siete y cuarto.
                                   Y en ellos, hija de Labán, mujer
                                   -no de Jacob, sino de otros mortales-
                                   llega la vida, palabra en la luz
                                   coronada de blonda cabellera,
                                   narciso quizá con ojos de almendra.
  
                                   Vienen tus manos de afecto y arena.
                                   Llegan hambrientas de extrañas querencias.
                                   Paras, te acercas y el mundo enmudece
                                   de envidia. Flores de mar o amormío,
                                   nardo liberto en las Romas claudinas,
                                   ramo de anhelos y fiebre de un día.

                                    Vienen tus ojos preñando alegrías,
                                   hurtando en Tebas las aguas de invierno.
                                   Llegan diciendo que yo no soy Eco,
                                   ninfa de fuentes y bosques eternos.
                                   Hablamos, Rahel. Y entretanto observo
                                   tus ojos de miel, los labios serenos.
  
                                   Viene tu cuerpo hasta mi cuerpo entero
                                   y nos damos los dos en holocausto.
                                   Hasta Dante y Virgilio nos ofrendan
                                   pétalos blancos de su andar malsano.
                                   Se marcha el tiempo, se nos mofa Cronos.
                                   Y sucumbe la tarde en nuestras manos.
                         
Librería París, de Zaragoza

Encarga el libro aquí

Comentarios

Entradas más populares